January 2, 2017

Electromoxa – Moxibustión Electrónica

Es un equipo de radiación infrarroja al cual se le incorporó un campo magnético débil que produce un calor elevado concentrado de 600 grados celsius, como máximo el que es regulable a una menor temperatura lo que permite adaptarse a la sensibilidad del paciente. Su utilización es similar al de la Moxibustión de la medicina tradicional china, en donde se usa un puro de Artemisa que deprende un desagradable olor. La ventaja del equipo de Electromoxa es el no producir humo ni olor, pudiéndose utilizar en cualquier parte del cuerpo, inclusive cara y cráneo.

La moxibustión está basada en la aplicación de  calor sobre el cuerpo, lo que activa la circulación de la sangre y oxigena la zona tratada. En general mejora la calidad de vida del paciente y su sensación de bienestar. Tradicionalmente, se realiza con la planta conocida como artemisa, pero es desagradable por el tema del olor.

El tratamiento está indicado en tratamientos del dolor agudo y crónico, mejora la cicatrización pudiendo aplicarse sobre los queloides, y en las articulaciones con artrosis o artritis, en zonas de osteoporosis, dolencias originadas por el frío, como la rigidez lumbar, problemas de tipo menstrual e infertilidad; situaciones de stress, regulador del sistema digestivo, mejora de problemas circulatorios de las piernas y en el cansancio y bajo deseo sexual.

Existen algunas circunstancias que contraindican la aplicación de la Moxibustión:

  • Cuando haya estados febriles, pues no se debe añadir calor al cuerpo.
  • En la proximidad de órganos sensoriales como los ojos, oídos o boca, ni cerca de membranas mucosas como la nariz o el ano.
  • La moxibustión directa no se debe realizar en zonas como la cara o los pechos, o cerca de arterias importantes.
  • En pacientes con cardiopatías.
  • En el abdomen de mujeres embarazadas.
  • En los casos que existe una piel ulcerada o en zonas que en el momento del tratamiento estén inflamadas.