January 2, 2017

Hidrocolonoterapia

El intestino grueso es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo. Hoy en día, éste sufre de muchas enfermedades por diversas causas y daños por los alimentos que comemos. Es por eso que es primordial mantenerlo sano preocupándonos de su higiene para prevenir varios tipos de afecciones que podemos adquirir como cáncer de colon, problemas de piel, estreñimiento, flatulencias, alergias, insomio, etc.

La hidrocolonterapia es un método sanador, que limpia todo el intestino grueso para mantenerlo sano y sin residuos.

Desde la época en que nacemos y comenzamos a vivir en este mundo, transitan por el colon (última porción del aparato digestivo) millones de residuos alimenticios de todo tipo, como son los residuos fecales. Estos pueden provocar irritaciones e incrustarse en las mucosas del colon, donde comienzan a acumularse toxinas.

Nuestra mala nutrición también afecta al intestino grueso, sumado a la contaminación y la escasa actividad física, dan por resultado un mal funcionamiento intestinal. Es por esto que depende mucho de que es lo que comemos. Debemos nutrirnos con alimentos sanos y evitar los artificiales para no dañar a nuestro aparato digestivo. Además es recomendable evitar los medicamentos, especialmente antibióticos, psicofármacos y laxantes que pueden ser perjudiciales.

Es es muy importante que nuestro intestino grueso deber ser limpiado cada cierto tiempo y es este el fin de la llamada hidroterapia de colon o hidrocolonterapia.

Hace miles de años, numerosas civilizaciones como Babilonia, Egipto, Grecia y China valoraron la limpieza del intestino grueso como método terapéutico o purificación del cuerpo. De hecho, existe una primera descripción del lavado de colon por vía rectal en el libro de medicina interna del Emperador Amarillo, que ata del año dos mil A.C. Este sistema se fue perdiendo con el paso del tiempo, pero en el siglo XX se volvió a potenciar con el uso de la tecnología, creándose una máquina especial, usada en EEUU Europa hace cerca de 40 años. A Chile llegó hace 15 años, gracias a los médicos Martin Weil y Anne Loren Fischer Reska, que lo introdujeron. Hoy existen varios centros donde se efectúa el tratamiento. Uno de ellos es el nuestro.

Todos los desechos y sustancias tóxicas que se generan por la flora intestinal alterada, envenenan al cuerpo, causando enfermedades y un sistema inmunológico debilitado, predispuesto a tener patologías de colon. La hidroterapia de colon consiste en una limpieza profunda de todo el intestino grueso, con un equipo especialmente diseñado, donde se utiliza agua tibia y previamente filtrada. El agua entra lentamente al colon por medio de una pequeña cánula desechable que tiene dos circuitos, uno para el ingreso y el otro para la eliminación de desechos. Todo se controla a una temperatura adecuada que controla el terapeuta.

El agua logra inundar el colon, lo que produce que los residuos adheridos a los pliegues del intestino (por meses o años incluso) se vayan ablandando hasta ser eliminados. Se logra una limpieza profunda y complete que despeja el intestino de desechos que pueden molestarlo desde muchos años.

El agua utilizada es filtrada, no contiene otros componentes (en ciertos caso se puede ocupar agua de flores de Bach) y es introducida y expulsada varias veces en los procesos. Cada sesión dura cerca de 45 minutos, donde se pueden llegar a usar 20 a 40 litros. Mientras tanto el paciente no sufre ni de dolores ni otras molestias. En la última sesión serán evacuados los últimos residuos y una arena gruesa que indica que el colon está completamente limpio. Tras el tratamiento, hay que saber que se debilita o elimina la flora intestinal, por lo que es importante restituirla.