January 2, 2017

Odontología Neurofocal

La Odontología Neurofocal (ONF) considera la relación de los dientes con el sistema nervioso y los demás órganos del cuerpo humano. Dicha relación se establece mediante en nervio trigémino (V par). Fue establecida por el Dr. Ernst Adler en el año 1954 en Alemania.

Los dientes están relacionados con todo el organismo, un ejemplo de esto es que cuando se ejecutan tratamientos odontológicos en los dientes incisivos anteriores se puede producir daños en el sistema urogenital (impotencia, esterilidad, flujos vaginales, etc.).

El organismo humano se puede enfermar debido al uso de algunos materiales utilizados en los diferentes tratamientos odontológicos, pues no es un secreto que las amalgamas con mercurio, los metales que contienen níquel, cromo, cobalto entre otro, intoxican los organismos llevándolo a estados de enfermedad.

Cicatrices, cordales en mala posición, acrílicos con cadmio, enfermedades periodontales, y otras más impiden la respuesta de los pacientes hacia la recuperación de la salud. Enfermedades como la gastritis, neuralgia, lumbalgia, insomnio, artritis estreñimiento, nerviosismo, cardiopatías, parálisis, asma, neuralgia del trigémino, hemiplejías, fibromialgias, infecciones e inflamaciones a repetición enfermedades en los órganos de los sentidos, enfermedades hormonales, y muchas más, pueden originarse  en la boca y amígdalas.

La ONF tiene en cuenta la relación de los dientes, con las demás partes del cuerpo, puesto que la boca es PARTE DEL TODO y no se puede separar del organismo y sus funciones desde la época embrionaria y guarda una estrecha relación a través del sistema nervioso, como así también el mantenimiento del buen estado de salud por medio de una boca sana o tratada con materiales biológicamente compatibles que ayudan al tratamiento de otras enfermedades.

Cada pieza dental está relacionada con órganos ESPECIFICOS, glándulas de secreción endocrina, funcionamiento del sistema locomotor (huesos, articulaciones y músculos) etc., y a través del medio interno con la membrana extracelular. Una simple desviación de un diente puede producir un bloqueo de la energía vital que repercutirá a distancia en algún órgano o estructura del cuerpo, enfermándolo e intoxicando el biomecanismo molecular de las células que en su interior se encuentra un campo de ondas electromagnéticas. Las células de una cicatriz, ya sea en la boca por una extracción dental simple, o en cualquier parte del cuerpo, soportan cargas por encima de 1500 milivoltios de electricidad, comparado con los 90 milivoltios de una célula sana. Esta fuerza eléctrica adhiere la cicatriz a los tejidos inmediatos y crea descargas eléctricas que tendrían efectos locales y a distancia, al viajar por el sistema nervioso vegetativo.

Un ejemplo de la relación de los dientes y los órganos esta dado por el 3er molar o muela de juicio superior derecha, interfiere con el oído interno derecho, el corazón derecho, el duodeno, el lóbulo anterior de la hipófisis y parte del sistema nervioso central y la psique entre otros.

Los diferentes metales o (aleaciones) como las Amalgamas que están hechas de metales con mercurio plata cobre y otros elementos que son parte de la composición química de la pasta, u obturación, que   en un medio acuoso como la saliva, actúa como una batería de 600/ 1500 mi Vol. conformando un campo de interferencia para las células, además, en el caso de las amalgamas pueden provocar alteraciones orgánicas por intoxicación de estos metales pesados, el mercurio (metal liquido) altamente tóxico libera gases mercuriales; también los demás metales que componen esta pasta de obturación dental, o de pernos intraradiculares, por ello se aconseja utilizar resinas, Ionómeros vítreos, porcelanas o. Circonio previa y pos aplicación de neuralterapéutico, produciendo de esta manera la Auto Eco Organización de la matriz extracelular; en algunos casos clínicos van acompañada de medicación antihomotóxica, o de la medicina biológica, ortomolecular y Homeopatía.

Como recurso diagnóstico, es muy útil la denominada prueba de Huneke, que consiste en la aplicación del agente neuralterapéutico tipo Procaina al 0.5% en torno a la pieza sospechosa o en áreas edéntulas. En nuestra práctica, cuando la sospecha recae en varios puntos, avanzamos uno a uno y esperamos durante unos minutos algún tipo de cambio (aunque sea mínimo), en la sintomatología de consulta. Cuando la prueba es positiva no quedan dudas de la relación existente entre esa pieza y la manifestación patológica.

La resolución de campos interferentes odontológicos puede lograrse mediante arreglos y procedimientos conservadores, reemplazo de los metales por otros materiales neutros y, muchas veces, con la extracción de la pieza causal y el curetaje del hueso subyacente afectado. En el caso de encías sin dientes con actividad interferente, el tratamiento consiste en la infiltración de un neuralterapéutico, como se hace en otros campos interferentes del resto del cuerpo previa preparación del terreno con Procaina al 0,5% .

Tras una extracción, la parte restante del odontón puede aún conservar información interferente, lo cual exige tratamiento adicional mediante la infiltración de Procaina al 0.5% las veces que sea necesario, hasta la desaparición de la sintomatología.

La odontología neurofocal, parte integrante de la medicina biológica o de bioregulación considera que es enorme la influencia que tienen los dientes sobre el estado de salud general del organismo, tanto psíquico como físico. Tanto es así que con mucha frecuencia la corrección de problemas dentales resuelve patología rebelde a toda terapéutica. Por tanto, en todo examen general de un paciente que presenta una enfermedad de larga data, se debe examinar su boca, Análisis de laboratorio, todas sus cicatrices, bucales y corporales, fracturas, lesiones, cirugías efectuadas, tratamientos, etc. para detectar focos o campos de interferencia.

Es fundamental para el diagnóstico realizar una radiografía panorámica de la boca.